Caballo de batalla (War horse)

Cartel de la películaExcesiva e innecesaria. Estos quizá sean los adjetivos que mejor definen la episódica incursión de Steven Spielberg en la I Guerra Mundial, conflicto que se nos presenta a través de los ojos de ¡un caballo! Sin embargo, Spielberg sólo acierta a rodar este pastiche de anécdotas montadas a lomos del equino protagonista del modo más convencional. Ni un vestigio de su otrora alabada pericia en la planificación de secuencias. Un talento e imaginación que parecen secuestrados por los efectos digitales de Industrial Light and Magics y el 3D de un Tintín casi de carne y hueso. Curioso que el periodista-detective y el caballo protagonista de esta interminable odisea bélica compartan ese anhelo: mostrarse humanos ante el espectador. Más allá de los previsibles giros sensibleros -¿qué habría sido de Spielberg sin John Williams?- la historia es más simple que el mecanismo de un chupete. El prometedor arranque se diluye entre la excesiva y barroca fotografía de Janusz Kaminski (todo vale por conseguir otro Oscar) y el inexistente guión. Pese a todo, el director se empeña en realizar un alegato antibelicista que a la postre resulta tan pueril que siembra en el espectador la duda de si éste es el mismo Spielberg que dirigió esa obra maestra del cine llamada ‘La lista de Schindler’.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s