Band Of Horses | Grizzly Bear | Skunk Anansie | Tanita Tikaram

Band of Horses - Mirage RockBand Of Horses – Mirage Rock. Los de Seattle se encuentran en este su cuarto álbum a años luz de aquella banda (llamada Horses en sus inicios) que debutó en el sello Sub Pop. Marchamo inequívoco del indie, que vaya usted a saber dónde queda en este ligero, vanidoso y autocomplaciente Mirage Rock. Una nadería facturada por el quinteto de Washington al calor de los rescoldos de su anterior y muy disfrutable Infinite Arms. El único vestigio de rock que se puede encontrar en este disco está en el título. Con todo el despliegue de medios que rezuma el álbum (con versión deluxe de 16 temas) del indie ni hablamos, claro.

Grizzly Bear - ShieldsGrizzly Bear – Shields. Diez años y por fin un álbum redondo, unanimidad de la crítica a ambos lados del océano. Los de Brooklyn retornan a su psicodelia pop vocal después de diversos escarceos (individuales y grupales) entre los que destaca el fiasco de la banda sonora de la demoledora película Blue Valentine. Sin embargo esta vuelta a los orígenes llega desprovista de las corazas a las que hace referencia el título del disco. Ásperos, directos y contundentes, el cuarteto neoyorkino factura su mejor trabajo hasta la fecha.

Skunk Anansie - Black TrafficSkunk Anansie – Black Traffic. Hay que añadir una nueva publicación al apartado de regresos innecesarios. Los británicos Skunk Anansie, con su vocalista Skin a la cabeza, llevan ejerciendo una especie de ‘guadanismo’ que ha terminado por hacer un flaco favor a la historia y el nombre del grupo. Con casi 20 años a sus espaldas (surgieron en 1994), idas y venidas, así como proyectos en solitario de Skin -en los que llegó a flirtear con el chill y el electropop– ahora llega este Black Traffic que repite la agotada fórmula de los arranques espídicos frenados por un par de baladas para retomar el vigor en el segundo tramo del disco. Aburren, que es lo peor que se puede decir de ellos.

Tanita Tikaram - Can't Go BackTanita Tikaram – Can’t Go Back. Un claro ejemplo de coherencia a lo largo de 25 años de carrera es el de la multicultural Tanita Tikaram. Nacida en Alemania, con sangre malasia y fiyiana corriendo por sus venas y afincada en el Reino Unido desde su adolescencia, la carrera de esta cantante de culto suma un nuevo hito con su séptimo disco. Provista de esa luminosa melancolía de la que hace gala desde aquel Twist In My Sobriety que la dio a conocer, la Tikaram, producida por Paul Bryan, sigue atesorando joyas como Make The Day, que bien merecen su vuelta una y otra vez.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s