Las sesiones (The Sessions)

The Sessions

The SessionsEl aspecto de telefilm no ayuda. Tampoco lo hace el cartel promocional, ni ese (deliberado) aire indie-molón que rodea el planteamiento inicial de la cinta. Eso sí, la película es un muy estimable ejercicio interpretativo del cada vez más sólido (aunque todavía desconocido) John Hawkes y también la constatación de que hay actrices que se resisten a madurar con la dignidad necesaria. Las sesiones (The Sessions) es el proyecto personal del director y guionista Ben Lewin, sin duda impresionado por la peripecia vital del periodista Mark O’Brien. Un gran dependiente encadenado a un pulmón de acero dotado de una gran sensibilidad y empeñado en poner fin a su virginidad. Un relato agridulce en el que se entremezcla sentido del humor, ingenio, crítica social, religión, amor, deseo, espiritualidad… Aunque, seamos sinceros, la película, amén de un sentido homenaje a la figura de O’Brien, es un perfecto vehículo para el lucimiento actoral de Hawkes y un deleite para los sentidos del espectador que prefiere la sutilicza y los detalles a la impostación efectista. El resto del (corto) reparto es solvente, con un William H. Macy haciendo ímprobos esfuerzos por no repetir(se) en un registro antipódico del genial Frank Gallagher que interpreta en la versión useña de la genial -y cargada de mala leche- serie de televisión Shamless.

A %d blogueros les gusta esto: