Parpadeos

Sólo son unos tímidos parpadeos en el sónar. Nada más. Ni siquiera en estos instantes -me parece una frivolidad repetir eso de “a estas alturas”- nadie tiene la certeza. Unos puntos de luz intermitentes que supusieron la fatídica confirmación para las familias. En realidad, ellos son los únicos que cuentan. La cabeza funciona sola y a una madre, una esposa o un hermano nadie le va a venir a decir que lo lamenta. Que le acompaña en el sentimiento. No. En estos casos lo mejor -qué ironía- es callar. Acompañar el duelo, apretar los dientes y tragar saliva. Eso nosotros, los de fuera. Porque ellos. Para ellos, esas lucecitas intermitentes son mucho más que la confirmación de la catástrofe. Son hijos, maridos, hermanos, amigos. Son trozos de su vida. Unas partes que, les dicen, no podrán recuperar. Al menos no por el momento.

Qué fácil es hablar. Qué sencillo es decir lo siento. Agachar la cabeza y callar. Tragarte el dolor y tratar de dormir. En esas noches eternas de no saber. En esas inmensa desinformación fruto de la ceremonia de la confusión. 2.000, 3.000. ¡Qué le importa eso a una madre! Y las luces siguen ahí, parpadeando en la pantalla. Quizá acompañadas de un bip que las identifica. Como ellas a su vez lo hacen. Esas balizas son cruces. Son esquelas submarinas. Ese bip acaba por incrustarse en la conciencia. Bien despierta, anestesiada o dormida.

Ojalá hubiera descanso para esas familias. Por el silencio sepulcral que no restaña las heridas, pero deja de echar sal sobre las mismas. Ojalá. Cómo les gustaría que esto  no fuera -otra- una decisión política. Que hubiera medios, disposición y valentía. Que de una vez por todas se pusiera fin a esta pesadilla. Pero el final se resiste a llegar. La tragedia está envuelta de una cómplice cortina. Es mejor callar. El tiempo pasa y todo se olvida. Y no se dan cuenta de que no. De que para esas cuatro familias no hay consuelo. Porque el fin de la pesadilla no llega acompañado de una buena noticia. Sino con un funeral. Y no conozco mayor agonía.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s