Nacho Vegas – Gira ‘Resituación’

Nacho VegasLlegaba el asturiano Nacho Vegas a Valladolid para presentar su flamante ‘Resituación’ y el público, esta vez sí, respondió a la llamada. El exitoso paso de la caravana SON Estrella de Galicia por la geografía patria presagiaba que también aquí se colgara el cartel de “no hay billetes”, lo que, sin embargo, finalmente no se produjo. Los goles de Xabi Alonso y Robbie Van Persie en las pantallas de la sala se encargaron de aliviar la espera -casi una hora sobre lo anunciado- para poder disfrutar del sexteto encima del escenario. Acompañado de sus escuderos habituales (Abraham Boba, Manu Molina y Luis Rodríguez) a los que en esta gira se han sumado las guitarras de Joseba Irazoki y Edu Baos, Vegas arrancó con el repertorio habitual del tour: Libertariana Song, Nuevos planes, idénticas estrategias, Ciudad vampira y Perplejidad. Poco o nada se salió el grupo de la senda, lo que originó que en algunos tramos del concierto el ritmo se resintiera.

El cómplice intercambio de miradas y chascarrillos entre Edu Baos y Luis Rodríguez -en la segunda fila del escenario- logró aliviar esa sensación de que el repertorio sonaba encorsetado en exceso. También es de agradecer la intensidad que Boba le pone siempre a sus directos, sea cual sea su rol sobre el escenario (en este caso, teclados y acordeón). Lástima no haber podido disfrutar como es debido de la pericia de Joseba Irazoki a las seis cuerdas por los consabidos problemas de acústica de la sala. Sin embargo, esto no fue óbice para la mayoría del entregado público presente, más preocupado por combatir el calor y la apretura de las primeras filas al tiempo que coreaban, una detrás de otra, Taberneros, Polvorado y Runrún. El tramo final, tras la pertinente presentación de la banda y la constatación de la nutrida presencia de la parroquia asturiana entre el respetable, continuó por la senda de lo previsible. Gang-bang, Actores poco memorables, Cómo hacer crac, La vida manca y  La gran broma final precipitaron la salida del sexteto del escenario. Para entonces, La Roja ya había demostrado que también sabía cómo hacer crac ante Holanda y al público sólo le restaba despedirse de El hombre que casi conoció a Michi Panero altavoz en ristre.

Galería fotográfica en flickr.

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s