Orange Is The New Black

OITNBMuy pocas veces una serie de televisión dirigida a un público determinado consigue traspasar fronteras y convertirse en un éxito masivo. Llegar a todas las audiencias. Conectar. Por qué no decirlo, empatizar. Qué es sino el devorador de series, si no un yonki de las emociones -ajenas-. Pues si éste, querido lector, es tu caso, en Orange Is The New Black (OITNB) te vas a hartar. En absoluto tiene nada que ver el hecho de que la acción de esta serie producida por Lionsgate y que el canal de pago Netflix -que sigue sin mirar a España ni de reojo- estrenó a principios de julio transcurra en una cárcel de mujeres. Olvidemos los tópicos. Ambos. Tanto los femeninos como los carcelarios. OITNB es una serie sobre personas. ¿Acaso no todas lo son? No, aunque deberían. Porque si siempre se lograse conectar tan bien con el espectador como ocurre en esta primera temporada de la serie, quizá -sólo quizá- apenas necesitaríamos visitar cada semana estas vidas ajenas por fascículos y nos dedicaríamos a vivir las nuestras. Pero en este caso es una necesidad. Tenemos que inmiscuirnos en las emociones de sus protagonistas y llegar incluso a hacerlas propias. Empatía.

Esto es lo que, después de trece episodios, he sentido hacia las historias que aquí se cuentan y hacia quienes las viven. Porque gracias a su relajado tono de comedia, OITNB se permite profundizar y no sólo tocar el fango, sino que nos invita a remangarnos para sumergirnos en este estercolero de emociones plagado de mordidas, corruptelas, sexo sin amor, amor no correspondido, soledad, egoísmo, traición y vacua esperanza. Pero, sobre todo, quiero saber más de las vidas de Red, Miss Claudette, Poussey, Taystee, Daya, Boo…

Piper Chapman y Piper KermanPorque todo lo que aquí se nos cuenta sobre las vidas de estas mujeres es, en ocasiones, tan irreal, tan terroríficamente caricaturesco que uno no puede evitar que, finalmente, una punzada recorra nuestra espina dorsal al descubrir que las peripecias por las que atraviesa Piper Chapman, nuestra protagonista, a través de cuyos ojos vamos descubriendo la fascinante flora y fauna carcelaria están basadas en los recuerdos de otra Piper. Piper Kerman, a la sazón, guionista de la serie. Sólo ella sabe lo que es pasar 15 meses en la prisión federal de Litchfield. Aunque ahora también nosotros podemos hacernos una idea.

Segunda temporada

El esperado retorno de OITNB, un año después de su alabado estreno, no ha decepcionado. En gran medida, porque esta segunda temporada de la serie que recorre las vidas de las reclusas de Litchfield ha conseguido estrechar lazos con su audiencia. La evolución natural, como ya avanzábamos en la reseña de la primera entrega, apuntaba a las vidas -presentes y pretéritas- del resto de reclusas que orbitan en torno a Piper Chapman, protagonista accidental de la ficción televisiva. Esta segunda temporada juega sus bazas ganadoras y se apoya con mucha inteligencia en todos esos jugosos personajes secundarios que apenas se esbozaban un año atrás. Sin embargo, lejos de caer en estereotipos, los guionistas, dan la vuelta al calcetín y convierten la anécdota en parte central de la trama, relegando, a su vez, el verdadero meollo a una subtrama que emerge de las profundidades de la prisión federal una vez superado el ecuador de esta segunda entrega, de nuevo compuesta por trece episodios. Poco más se puede contar sin desvelar el muy atractivo argumento sazonado con algún que otro nuevo personaje y planeado para que el espectador se involucre activa y emocionalmente en la historia. Como si de una versión presidiaria de The L World se tratara, algo así como The Jai-L World, esta continuación de Orange Is The New Black se desprende de una vez por todas del sambenito de ser sólo una serie “de lesbianas”. Para ello recurre al viejo truco que Puzo y Coppola pusieron en práctica en El Padrino II y gracias a la hondura de las interpretaciones, lo cuidado de sus guiones y la acertada realización (todo ello refrendado con una docena de candidaturas a los Emmy) logra superar a su predecesora.

(Entrada original publicada el 20 de septiembre de 2013).

Un comentario en “Orange Is The New Black

  1. Pingback: Lo mejor del año 2014 | mantaypeli | blog cultural

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s