Havalina – Gira ‘Islas de cemento’

Havalina - Islas de cementoUna sala entre penumbras. Tres figuras irrumpen en el escenario entre los vítores del público. Diez cuerdas, dos baquetas. Guitarra, bajo y batería. No hace falta más para atronar la lluviosa noche vallisoletana. La rabia contenida. Atmósferas oníricas. Desesperanza. Melancolía. Y entonces, abriéndose paso en mitad del estruendo: la luz. Havalina nunca defrauda. Es tal la solvencia sobre el escenario de Manuel Cabezalí (Fuenteheridos, Huelva, 1982) y los suyos, que cada uno de sus conciertos es un disfrute constante. Sería sencillo alabar su pericia con la guitarra -hasta cinco distintas llegó a utilizar durante el bolo-, pero esto no haría justicia al resto de la formación, que raya a gran altura, dándolo todo desde el arranque. Llegaba el trío a Castilla y León, con Valladolid como segunda escala entre León y Salamanca, en plena gira SON Estrella de Galicia de presentación de su octavo disco, ‘Islas de cemento’ (Origami Records, 2015). Improvisado poemario sonoro que contribuye a engrandecer la figura de Cabezalí como personalidad decisiva para entender el rock patrio del nuevo milenio. Havalina es una brutal apisonadora capaz de repasar de cabo a rabo los once temas que conforman su último trabajo e integrarlos con escogidas piezas de sus tres anteriores álbumes: ‘Imperfección’, ‘Las hojas secas’ y ‘h’. La formación tiene incluso el emotivo detalle de homenajear la figura del desaparecido Gustavo Cerati, que tanto marcó a Cabezalí, al versionar en los bises En remolinos, uno de los clásicos de Soda Stereo. Antes, el trío había logrado meterse al escaso público asistente en el bolsillo con apenas interpretar los primeros acordes de La voz de él, tema que les sirve en estos conciertos para abrir fuego.

La contundencia de su sonido comenzó a mostrarse en esta primera tanda de nuevos temas, que se intercalaron con clásicos como Imperfección, Incursiones y Viaje al sol, en el tercio inicial del concierto. La incontestable Dónde, fue una de las más celebradas de este nuevo trabajo y dio paso a uno de los pocos remansos que se vivieron durante el enérgico concierto. Objetos personales y Desierto escoltaron a la premonitoria Luces en el tramo final, que completó Lluvia en el cementerio de coches, en la que el bajista Jaime Olmedo hizo sonar un cestillo con unas llaves cosidas a su base que hacen las veces de la lluvia a la que se refiere el título. Cabezalí aludió en la introducción del ‘invento’ a una de esas bandas en las que ejerce de productor e ingeniero de sonido como es JF Sebastian. Formación, por cierto, en la que también militó el batería Javier Couceiro. Todo queda en casa, como bien demuestra la química existente entre los músicos sobre el coqueto escenario pucelano en el que, esta vez sí, sonaron con una calidad más que aceptable.

Por suerte, Havalina está acompañada por Isaac Rico, hombre de confianza de Cabezalí y responsable del inapelable sonido en directo del grupo. Resulta decisivo alguien así cuando se transita por los territorios del shoegaze y el rock progresivo. El oscuro camino elegido por la formación en sus últimos años de carrera contrasta con la luminosidad que nos llega a fogonazos desde los versos del poemario Manual para conductores borrachos, escrito por JJ Cabezalí -hermano de Manuel- y que han servido de fuente de inspiración para más de la mitad de las canciones del nuevo trabajo. Un disco de madurez, tanto personal como sonora, como demuestra el hecho de haberse conformado a partir de improvisaciones del trío en el estudio de grabación. Una celebración de la pasión por la música de sus integrantes que exuda en cada interpretación de la amplia Cementerio de coches. Un incuestionable paisaje sonoro en el que zambullirse desde esa isla a la que Havalina nos invita a exiliarnos con solo comprar una entrada para sus conciertos.

Galería fotográfica a cargo de María Parra Serrano.

Setlist:
La voz de él.
Islas de cemento.
Cristales rotos sobre el asfalto mojado.
Imperfección.
Viaje al sol.
Incursiones.
Ya va siendo hora.
Un reloj de pulsera con la esfera rota.
El olmo centenario.
Dónde.
Ulmo.
Objetos personales.
Luces.
Desierto.
Lluvia en el cementerio de coches.

Bises
Norte.
En remolinos.
Cementerio de coches.

Havalina – Gira ‘Islas de cemento’ -25/04/15. Sala Porta Caeli, de Valladolid. Menos de cien personas.  

Un comentario en “Havalina – Gira ‘Islas de cemento’

  1. Pingback: Lo mejor del año 2015 | mantaypeli | blog cultural

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s