Carmen Boza – Gira ‘La mansión de los espejos’

Carmen Boza - La mansión de los espejosVieja conocida, pese a su juventud, dentro del circuito de cantautores, llegaba Carmen Boza (La Línea de la Concepción, Cádiz, 1987) una vez más a Valladolid este 30 de abril. Aunque en esta ocasión lo hacía con un flamante disco debut debajo del brazo, ‘La mansión de los espejos’. Uno de los más refrescantes trabajos publicados a lo largo del pasado año y en el que la gaditana destapa el tarro de sus esencias a medio camino entre el flamenco jazz y el pop rock. Cantante tan solvente como buena guitarrista -y mejor persona, no lo olviden- Boza encandila desde el momento en que pisa el escenario. Arropada por una banda de garantías, con Toni Brunet, productor del disco, a la guitarra; Jacob Reguilón, al bajo; y Álex Riquelme a la batería, el conjunto se metió al público en el bolsillo en apenas un par de canciones.

Con un efectivo setlist que arranca con la misma fuerza que lo hace el disco, Boza y los suyos engarzan un tema tras otro al tiempo que la cantante presenta al grupo, recuerda su paso por el Café Teatro o bromea sin parar mientras afina el clavijero de su guitarra. Todo ello con una deliciosa naturalidad que hace del concierto, enmarcado dentro de la gira SON Estrella de Galicia, una experiencia tan disfrutable como fugaz. La banda repasó diez de los once temas que componen ‘La mansión de los espejos’ y también regaló al respetable alguna de las primeras composiciones de Boza (Restos de mi verano, Disparate, De lirios y éxtasis) así como los dos temas extra que se incluyeron en la edición deluxe del disco: Desconocidos y Amante religiosa.

Con un gran sonido, muy trabajado y repleto de matices, el grupo consigue vestir a la perfección un repertorio que augura una exitosa carrera a la artista andaluza afincada en Madrid. Sirva como ejemplo la magnífica interpretación de Disparate que se marca apoyada por el virtuosismo de Toni Brunet a la eléctrica. Los loops de la pedalera del productor, y sus dedos volando por el traste, junto al aplomo del mítico Jacob al bajo y la contundencia del joven Álex Riquelme a la batería elevan la temperatura en el tercio final del repertorio, para deleite del personal. Una audiencia mayoritariamente femenina que se agolpaba en las primeras filas parapetada tras sus teléfonos móviles, que como un ejército de espejos atrapaban incesantemente un tema tras otro. “Veros bailar me pone”, confesó Boza para subir otro par de grados más el mercurio de la sala. Tras comprobar una vez más el virtuosismo de los músicos en Mi Do menor y Fieras, llegó el momento del adiós. Octubre ejerció de bis, despedida y cierre dejándonos a todos con una sonrisa dibujada en los labios, pero con ganas de más.

Galería fotográfica a cargo de María Parra Serrano, aquí.

Setlist:
La mansión de los espejos.
Culpa y castigo.
No me parezco.
El mayordomo.
El ejército.
Desconocidos.
Restos de mi verano.
A la altura de tus ojos.
Disparate.
Nana noir.
Amante religiosa.
Fin.
De lirios y éxtasis.
Señales.
Mi Do menor.
Fieras.

Bis:
Octubre.

Carmen Boza – Gira ‘La mansión de los espejos’. Valladolid 30/04/15. Sala Porta Caeli. Menos de cien personas.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s