Del revés (Inside Out)

Del revés (Inside Out)No todos podemos ser supermodelos o grandes estrellas del deporte. Aunque es difícil escapar del estereotipo ante el bombardeo constante. Es complicado ser uno mismo. Cada uno de vosotros ya sabéis de lo que hablo. Éste es el gran acierto de Del revés (Inside Out)una de las mejores películas surgidas de los siempre solventes estudios Pixar. Perdón, de los ya no tan solventes Disney Pixar. Bromas aparte, sí. Estamos ante uno de esos productos con el inequívoco sello Pixar que, bajo el pretexto de ser una película de animación dirigida al público infantil, se encuentra repleta de inteligentes cargas de profundidad destinadas al público adulto. De hecho, durante la proyección apenas se escucharon risas de los pequeños y sí más de una estruendosa carcajada de sus acompañantes. Del revés es una película inteligente y arriesgada. Tratar de profundizar en la psique de una niña de once años no parece a priori tarea fácil, pero combinar esta misión con la necesidad de facturar un producto atractivo en lo visual, interesante en lo argumental y ágil en su desarrollo son, sin duda, los mayores aciertos de la cinta. Una película que surge de las inquieta mente pensante de Pete Docter (guionista de Toy Story, Monstruos S.A., Wall-E, Up…), quien en esta ocasión se nutre del talento y la imaginación visual del filipino Ronnie del Carmen. El tándem factura una de las más lúcidas reflexiones sobre las motivaciones humanas, la inteligencia emocional, el proceso de aprendizaje y… Y hasta ahí podemos leer. Embárquese cada uno en esta aventura con su propia mochila a cuestas y al cabo de 94 minutos abandonará la sala de proyección algo más liviano.

Tampoco conviene llevarse a engaño. No estamos ante una sesión de diván y preguntas retóricas con acento argentino. Ni mucho menos. Las aventuras y desventuras de la joven Riley y sus padres discurren en paralelo a las de las cinco emociones primarias de la pequeña. Alegría, Tristeza, Miedo, Asco e Ira terminan por ganar la partida a la familia gracias a la hábil construcción de los personajes y a unos diálogos frenéticos dignos del mejor Billy Wilder. Es gracias a esa estética retro, unida a una -de nuevo- espléndida banda sonora a cargo de Michael Giacchino donde la película atrapa al espectador desde su arranque. Una auténtica delicia que se permite el lujo de jugar con el espectador y manipular sus emociones haciendo uso de las artimañas habituales. Algo a lo que el rendido público asiste complacido, cual perros de Pavlov. El único pero está en el cortometraje que acompaña la proyección. Lava es una pieza muy buena en lo técnico, pero quizá demasiado melancólica y simplona en su planteamiento. Justo lo contrario del tobogán emocional que sustenta la trama argumental de la gran película a la que telonea. Del revés es una película que se disfruta mucho en su primer visionado, pero cuyas sucesivas visiones seguro que están repletas de detalles que la harán todavía mejor. Y será un placer poder ir descubriéndolo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s