Realistas de Madrid

Francisco López - Ventana de noche (1972)La reivindicación del papel de la mujer en todos los órdenes de la sociedad —y no sólo como abnegada esposa y sufrida ama de casa— resulta ser una constante que se repite de manera cíclica. Esta es la primera grata sorpresa que asalta al visitante cuando acude a contemplar la exposición ‘Realistas de Madrid’ al Museo Thyssen-Bormemisza. Cuatro de los siete artistas que se conocieron en la capital a comienzo de los años 50 —mientras lo compartieron (casi) todo durante su formación en la Escuela de Bellas Artes, de San Fernando; el Museo del Prado; y el Museo de Reproducciones artísticas, en el Casón del Buen Retiro— eran mujeres. Sin duda, el trabajo de Isabel Quintanilla es el que más sorprende al espectador al inicio del recorrido. Sus cautivadores bodegones, por los que la luz se esparce, sugiriendo unas anodinas vidas que discurren en paralelo a la naturaleza muerta que representan. Sus jardines y, sobre todo, esa vista aérea de Roma a principios de los 60 que es una ventana abierta a la ciudad y junto al resto de trabajos convierte al Thyssen en una suerte de mirón privilegiado. Unos ojos que se cuelan sin pudor en las estancias y pululan por los baños que ‘fotografía’ Antonio López o las galerías que se asoman a la noche de Francisco López Hernández, marido de Quintanilla. Sin duda, Antonio López es el tótem. Gracias a él conocemos el trabajo de su mujer, María Moreno. De los hermanos López Hernández, el ya citado Francisco y Julio. Y la esposa de este, Esperanza Parada. Por último, Amalia Avia pone la guinda al grupo. Suyos son algunos de los más impactantes paisajes urbanos de la muestra. Y no sólo las calles, el portalón de entrada de Benito García, fontanero (1988) es otra de esas joyas diseminadas por una colección que no sólo es pictórica. Las esculturas de los hermano Julio y Francisco López ocupan también un espacio privilegiado con sus formas clásicas y su trasfondo academicista. Es el empeño del grupo por mostrar esa verdad, su apuesta por ir contracorriente de lo abstracto, lo que confiere a la muestra un punto transgresor que no ha perdido vigencia medio siglo después. El espectador se sigue reconociendo en los claroscuros de los despachos vacíos. En el reflejo vampírico del espejo del lavabo. Quizá ahora hayamos cambiado los escritorios de robustas maderas por otros, repletos de iconos en nuestros portátiles. Este era el leitmotiv de los realistas de Madrid: representar nuestra (in)existencia a través de silencios y ausencias.

Realistas de Madrid, Museo Thyssen-Bornemisza – Del 09 de febrero al 22 de mayo de 2016.

 

WYETH

No es esta, empero, la única muestra que se puede disfrutar en el Thyssen en estas fechas. También es muy recomendable ‘Wyeth: Andrew y Jamie en el estudio’, la retrospectiva que el museo presenta junto con el Denver Art Museum. Se trata de la primera ocasión que se puede disfrutar en Europa de una muestra dedicada a padre e hijo, destacados representantes del realismo norteamericano del siglo XX.

Wyeth: Andrew y Jamie en el estudio de museothyssen en Vimeo.

Un particularísimo universo que entremezcla lo antropológico con lo onírico y que hará las delicias de los seguidores del escritor Barry Gifford, la filmografía de David Lynch o la primera temporada de ‘True Detective’. Más de 65 obras realizadas con diversas técnicas, algunas de ellas nunca antes expuestas en público, que ofrecen al visitante la oportunidad de conocer la obra de estos dos artistas junto a detalles de su vida y de su capacidad creativa. Un trabajo que en ocasiones discurría en paralelo, se complementaba e incluso les servía para plantearse retos y desafíos.

Wyeth: Andrew y Jamie en el estudio, Museo Thyssen-Bornemisza – Del 01 de marzo al 19 de junio de 2016

The Secret Sits (Wyeth Wonderland) de museothyssen en Vimeo.

En paralelo con esta retrospectiva, el Thyssen también presenta ‘The Secret Sits (Wyeth Wonderland)’, exposición de instantáneas a cargo de la fotógrafa gala afincada en Madrid, Joséphine Douet. La vida y obra de Andrew Wyeth en su Chadds Ford (Delaware, Pensilvania) natal le sirve de inspiración para retratar el realismo abstracto del pintor a través de su entorno cercano. Las 27 fotografías de Douet que se presentan aquí recrean la obra del autor y, al tiempo, le otorgan un carácter legendario. Una labor documental y casi forense para atrapar la esencia que subyace a la obra del patriarca de los Wyeth y se encuentra diseminada entre las relaciones que mantenía con sus vecinos y los rincones que conformaban su existencia.

The Secret Sits (Wyeth Wonderland), Joséphine Douet. Museo Thyssen-Bornemisza – Del 01 de marzo al 19 de junio de 2016

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s