NOS Primavera Sound 2016

Food trucksLa quinta edición del festival Primavera Sound en Oporto supone el paso definitivo para su consolidación como propuesta imperdible marcada en rojo en el calendario de los amantes de la buena música y los espacios abiertos. El innegable atractivo del entorno natural en el que se celebran los tres días de conciertos, unido a un cartel repleto de nombres de tronío son las bazas que juegan a favor del Primavera portuense. Sin restarle mérito a la organización del festival, sí se han percibido cambios notables respecto de la anterior edición, que no han terminado de cuajar. Quizá el más importante haya sido el relativo a la ubicación del escenario Pitchfork a la entrada del recinto del Parque da Cidade. Aunque la impresión generalizada es de que la ‘biblia’ del indie hubiese renunciado a programar nada potente a lo largo de los tres días, más allá de los archiconocidos Titus Andronicus, que invitase a poblar la carpa. Ni siquiera la banda de New Jersey fue capaz de superar la media entrada en la tercera jornada de la cita festivalera, toda vez que su concierto coincidía en hora con el dúo galo Air en el escenario principal NOS Primavera Sound y con unos mucho más solventes Drive Like Jehu, en el Palco. Tampoco parece haber cuajado la apuesta de este año por las food trucks, para lo que se habilitó una segunda zona de restauración en el recinto, a escasos metros del palco Pitchfork. Hamburguesas y pizza, con una apreciable subida de precio, no parece haber sido suficiente reclamo para atraer a los visitantes, que preferían aguardar pacientemente ante las tradicionales tasquinhas portuenses, en la zona de restauración tradicional de años anteriores. Mal negocio también para los puestos de sushi, novedad esta edición, con precios por encima de los 7 € y donde las colas eran inexistentes. No así frente a los puestos de bebida. Está claro dónde prefiere gastarse el público su dinero.

Jueves, 9 de junio

Jónsi - Sigur RósComenzaba la jornada con amenaza de lluvia en Matosinhos, la localidad cercana a Oporto donde se ubica el parque da Cidade, que alberga el festival. Una lluvia que descargó al filo de la medianoche, escasos minutos después de que Sigur Rós hiciese lo propio ante más de 20.000 personas que abarrotaban el palco NOS. El trío islandés superó las expectativas gracias al derroche de originalidad que encierra su propuesta escénica y a un repertorio inapelable. Canciones que sin moverte del sitio te permiten ver arder el volcán Eyjafjallajökull y congelarse el lago Lagarfljot. La verdadera canción de hielo y fuego, para envidia de George R. R. Martin; alguno de cuyos seguidores, por cierto, se dedicó en los instantes previos al concierto a desvelar a todos quienes estuvieran dispuestos a prestarle atención el origen del nombre de Hodor y los problemas de traducir esto a los distintos idiomas. Aunque ni punto de comparación con los molestos comentarios a voz en grito entre canción y canción de un grupo de españoles a los que llamaremos Madrid, Sanse y Mallorca. Por suerte, bastaron los tres primeros temas del repertorio de los islandeses para hacerlos enmudecer. A ellos y a todos los demás. Tremendo triunfo de Jónsi y los suyos con una arriesgada propuesta escénica que arranca con Óveður, el único tema nuevo del setlist, y continúa con otras cuatro apuestas seguras como StarálfurSæglópurGlósóliVaka. Sí son novedosos los arreglos que acompañan a estas composiciones, apoyadas por la impactante fuerza visual de las imágenes que se proyectan detrás de un escenario que aprovecha la perspectiva cónica para sumergir al espectador en un inolvidable viaje introspectivo.

Bradford Cox - DeerhunterEl día se había iniciado para nosotros con Wild Nothing y Julia Holter sonando, muy bajito, en el adyacente escenario Super Bock —la cerveza patrocinadora del festival— y con unos muy disfrutables Deerhunter en el escenario principal. Los de Bradford Cox saltaron al escenario a las 20.00 horas y el desgarbado cantante hizo acto de presencia minutos después vestido con el uniforme de alumno rebelde de Hogwarts. Genio y figura, el de Georgia hizo gala de su magnetismo a lo largo de todo el concierto, aunque la formación sólo pareció abandonar el tono excesivamente narcotizado en las tres últimas canciones: Living My LifeDesire Lines y —la muy esperada y aplaudida—Snakeskin. Con un setlist en el que brilló el último trabajo de la banda, el aclamado ‘Fading Frontier’, también hubo hueco para los hits del resto de su discografía. Los encargados de cerrar la noche en el escenario principal fueron Animal Collective, quienes presentaron su colorida —y bailable— propuesta bajo el diluvio universal.

Setlist:

Sigur Rós
Óveður.
Starálfur.
Sæglópur.
Glósóli.
Vaka.
Ný Batterí.
E-Bow.
Festival.
Yfirborð.
Kveikur.
Hafsól.
Bis:
Popplagið.

Deerhunter
Rainwater Cassette Exchange.
Revival.
Duplex Planet.
Breaker.
Dream Captain.
Cover Me (Slowly).
Agoraphobia.
Helicopter.
T.H.M.
Living My Life.
Desire Lines.
Snakeskin.

Viernes, 10 de junio

Jonathan Mascis & Murph - Dinosaur Jr.La mayor decepción del festival llegó el viernes. Quizá por una inadecuada selección de horarios, tal vez por la propuesta de los propios artistas. El caso es que sobre el papel todo presagiaba una jornada inolvidable. Eso sí, tocaba elegir casi desde primera hora. Brian Wilson y Dinosaur Jr. coincidían con apenas 20 minutos de diferencia en dos extremos del parque. La elección no era dudosa: Jonathan Mascis, Lou Barlow y Murph. En el escenario Palco. (que toma su nombre de la campaña turística Porto. y abandona el de All Tomorrow’s Parties) aún retumbaba el krautrock de BEAK>. Apenas eran las ocho de la tarde y desde el escenario principal los primeros acordes del ‘Pet Sounds’ se colaban por cada sendero del Parque da Cidade. El palco NOS estaba abarrotado de familias coincidiendo con la celebración del Día de Portugal, jornada festiva que parece marcar el devenir de las subsiguientes ediciones del Primavera portuense. Pero los ecos del surf pop de un hierático Brian Wilson parapetado tras su piano de cola se apagaron nada más que Dinosaur Jr. saltó al Palco. Un aluvión de gente ávida de emociones fuertes comenzó a abarrotar la explanada y los primeros pogos (crowdsurfing para los modernos) no se hicieron esperar. Con los acordes iniciales de Budge más de uno ya estaba volando por los aires mientras jaleaba a un Mascis en plena forma a la guitarra. El trío desplegó una tremenda fuerza e intensidad durante todo el bolo con apenas unas breves palabras entre canción y canción para aprovechar al máximo el tiempo sobre el escenario. La siguiente parada de la noche nos llevaba al escenario Super Bock, para disfrutar de Savages. El bolo comenzó con Jehnny Beth pidiendo perdón al público por la lesión en la espalda que no le permitiría darlo todo como acostumbra. «Esta noche tendréis que ser vosotros», advertía antes de interpretar City’s Full. Potente repertorio el del cuarteto londinense, que se cerró con el recordatorio de que la idea para componer Fuckers nació tres años atrás en este mismo festival. Sin embargo, su paso por tierras portuguesas sonó en esta ocasión demasiado encorsetado y poco abierto a la algarabía propia de estas citas. Eso sí, perfecto el juego de luces del que hicieron gala durante toda la actuación.

Sin embargo, donde más se notó la falta de intensidad fue en el concierto de PJ Harvey. Cabeza de cartel de la segunda jornada y con todo el escenario principal abarrotado, su concierto sonó soso y cumplidor. Casi 40.000 personas congregadas ante el palco NOS pero que comenzaron a desfilar tras apenas las primeras cuatro canciones. Muchos ni siquiera le dieron oportunidad al resto del repertorio, con Let England Shake como estandarte y pese a la nutrida representación británica entre el público. Fríos nos dejó Polly Jean, al igual que comenzaba a helarse la noche del viernes para recibir a Kiasmos y Beach House —y eso que PPP fue la tercera canción en sonar—. Dos apuestas que hubieran encajado mucho mejor en otro horario dentro de un cartel muy desigual para una jornada central del festival que a priori prometía mucho más.

Setlist:

Dinosaur Jr.
The Lung.
Goin Down.
Budge.
Back to Your Heart.
Watch the Corners.
Pieces.
Out There.
Feel the Pain.
Little Fury Things.
Tiny.
Start Choppin.
Just Like Heaven (The Cure cover).
Training Ground (Deep Wound cover).
Freak Scene.
Gargoyle.
Mountain Man.

Savages
I Am Here.
Sad Person.
City’s Full.
Slowing Down the World.
Husbands.
When in Love.
Surrender.
I Need Something New.
The Answer.
Hit Me.
No Face.
T.I.W.Y.G.
Adore.
Fuckers.

PJ Harvey
Chain of Keys.
The Ministry of Defence.
The Community of Hope.
A Line in the Sand.
The Orange Monkey.
Let England Shake.
The Words That Maketh Murder.
The Glorious Land.
Medicinals.
When Under Ether.
Dollar, Dollar.
The Wheel.
The Ministry of Social Affairs.
50ft Queenie.
Down by the Water.
To Bring You My Love.
River Anacostia.

Beach House
Beyond Love.
Wishes.
PPP.
Silver Soul.
Space Song.
10 Mile Stereo.
Rough Song.
Other People.
Take Care.
Elegy to the Void.
Myth.
Sparks.
Days of Candy.

Sábado, 11 de junio

Carla Azar - AutoluxLa mejor jornada de los tres días del NOS Primavera Sound fue la del sábado. Y lo fue desde primera hora de la tarde. Con un sol de justicia cayendo de plano sobre el escenario principal, los portugueses Linda Martini se reivindicaron ante su público y volvieron a callar bocas tras las críticas de que, presuntamente, cantar en su lengua materna resta contundencia a su propuesta. Nada más lejos de la realidad. Atrevidos desde su arranque, el cuarteto desgranó la mayoría de los temas que componen ‘Sirumba’, su flamante nuevo álbum y acabaron en brazos del público que abarrotaba las primeras filas. El funk abrasador de Algiers, desde el escenario Super Bock, hacía juego con la tarde mientras, en el Palco. Neil Michael Hagerty & The Howling desgranaba su blues lisérgico. Apenas 30 minutos de bolo para el trío, que presagiaba otra jornada caótica. Por suerte no fue así y todo remontó en apenas una hora.

La que necesitó Chairlift para encandilar con su pop vocal desde el escenario principal y unos minutos después los angelinos Autolux, desde el Palco. El trío dio lo mejor de sí y a medida que avanzaba su repertorio, la actuación crecía en intensidad hasta culminar con su baterista y cantante de pie sobre el bombo. Carla Azar y los suyos dieron uno de los mejores conciertos del festival. No fue el caso de Air —cabezas de cartel de este tercer día, con permiso de Explosions In The Sky—. Aburrido y desapasionado. Carente de toda intensidad y demostrando que —¡ay!—cualquier tiempo pasado fue anterior. Con un repertorio por el que desfilaron himnos pretéritos como Cherry Blossom Girl y Sexy Boy, pero interpretados con tal desgana que más de uno dio gracias por estar en esos momentos tomando posiciones en el escenario Super Bock para el que fue, este sí, el concierto de la noche: Explosions In The Sky. Antes, tanto Battles con sus bajos atorrantes desde el escenario Super Bock, y el grunge descarnado de Drive Like Jehu en el Palco. fueron la antesala perfecta al plato fuerte de la noche.

Michael James & Mark Smith - Explosions In The SkyExplosions In The Sky. El quinteto texano deslumbró con su espartana propuesta, sin apenas concesiones para el artificio y la afectación. Un escueto: «Boa noite. Nós somos Explosões no céu», pronunciado por el guitarrista Mark Smith al inicio del bolo sirvió para hacer enloquecer a las cerca de 30.000 almas congregadas ante el escenario Super Bock. Minutos antes de la medianoche, la mayoría ya nos habíamos transportado a esa naturaleza salvaje a la que alude el título del último álbum de la banda. A lo largo de una hora, y sin apenas receso entre canciones, las guitarras tejen filigranas imposibles que se amplifican en plena naturaleza. Mientras, la base rítmica atrona de un rincón a otro del parque. La locura llegó con Disintegration Anxiety y miles de cuerpos entregados a un vaivén hipnótico bajo las estrellas. Un setlist medido, que nos dejó con ganas de más hasta el punto de pedir bises con insistencia. Tanta, que fue necesario que Michael James saliera a explicar que ellos ya había agotado el tiempo que la organización otorga a cada grupo y emplazó a los insatisfechos a disfrutar de un show más amplio en cualquiera de los conciertos de su gira mundial. Nosotros enfilamos la salida del recinto aún saboreando esos últimos instantes de esta nueva edición de un festival que alcanzó en su tercera jornada un nivel brillante. Confiemos en que lo vivido sea la antesala a todo lo que nos deparará la siguiente edición. Ya estamos contando los días.

Setlist:

Air
Venus.
Don’t Be Light.
Cherry Blossom Girl.
People in the City.
Remember.
Playground Love (Instrumental version).
Alpha Beta Gaga.
How Does It Make You Feel?
Sexy Boy.
Kelly Watch the Stars.
La Femme d’Argent.

Explosions In The Sky
Wilderness.
The Birth and Death of the Day.
The Ecstatics.
Greet Death.
Colors In Space.
Your Hand In Mine.
Disintegration Anxiety.
The Only Moment We Were Alone.

Drive Like Jehu
Super Unison.
Golden Brown.
Sinews.
Atom Jack.
If It Kills You.
Human Interest.
Here Come the Rome Plows.
Do You Compute?
Bullet Train to Vegas.
Luau.

Autolux
Brainwasher.
Plantlife.
Hamster Suite.
Junk For Code.
The Science Of Imaginary Solutions.
Subzero Fun.
Blanket.
Turnstile Blues.
Soft Scene.
Listen To The Order.
Reappearing.

Galería de fotos de los tres días de festival, aquí.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s