Enmienda XIII

13thQuizá sea sólo una moda. Tal vez un renacer de conciencias. Pero lo que es cierto es que el documental vive un importante resurgimiento. Algo a lo que contribuyen títulos como este Enmienda XIII (13th) que nos ocupa. Descarnado e incontestable como pocos, el trabajo de la cineasta afroamericana Ava DuVernay para Netflix debería proyectarse en escuelas e institutos. No ya para alertar a las nuevas generaciones de una terrible realidad, sino para obrar el gran cambio. Una revolución a través de la educación: la más efectiva forma de hacer política conocida y quizá precisamente por ello la más denostada. Enmienda XIII nos presenta una avergonzante realidad que padecen cada día millones de personas en Estados Unidos. La segregación racial y la esclavitud en pleno siglo XXI amparándose en la decimotercera enmienda que da título al documental se ponen aquí sobre la mesa y se debaten apoyándose en datos, cifras, testimonios, imágenes… Un relato incontestable, pero repleto de hebras de las que poder tirar e iniciar debates que promuevan un muy necesario cambio. Porque el racismo institucional y consentido que aquí se destapa es un asunto que no sólo atañe a la sociedad estadounidense. No es algo ante lo que podamos apartar la vista y desdeñar al no sentirnos representados por razones de raza, nacionalidad o condición social.

La interpretación tendenciosa de la enmienda que da título al documental es la coartada que le sirve a la cineasta para formular su denuncia, al tiempo que destapa una suerte de entramado sólidamente anclado a los cimientos del autoproclamado establishment que, de facto, ampara la esclavitud hoy en día. Gracias a un brillante prólogo que relaciona de un plumazo El nacimiento de una nación (1915), de D. W. Griffith, con el movimiento Black Lives Matter, el trabajo de DuVernay es un valioso despertador de conciencias. Eslabón a eslabón, cada testimonio añade un motivo más para certificar que las cadenas siguen estando ahí. Que la opresión por motivos de raza y clase social no es únicamente una proclama. Que los movimientos en favor de los derechos civiles son más necesarios que nunca y que, en último término, la llegada de un presidente negro a la Casa Blanca no supone ningún cambio en unas políticas penitenciarias que responden más a intereses mercantilistas que a un asunto de seguridad nacional.

El estremecedor repaso que realiza DuVernay recoge testimonios como el de John Ehrlichman, responsable de Interior en la época de Nixon, quien reconoce abiertamente los verdaderos motivos que llevaron a aquel gobierno a iniciar la archiconocida ‘War On Drugs’, cuyo testigo recogió la administración Reagan y que supuso un incremento exponencial —y desmedido— de la población de reclusos en los Estados Unidos. Enmienda XIII es la apuesta más segura para alzarse con el Oscar al mejor documental del año. Otra cosa es que, precisamente por todo aquello que en él se cuenta, lo consiga. Lo que es indudable es que una vez visto, nuestra percepción de la realidad sí ha cambiado. Ese es su mayor logro.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s