Cómplices de Mahou: Zahara + IZAL

ZaharaLa nave y los antiguos cocherones de la vetusta estación de FEVE, la línea del tren de vía estrecha que dormita en el corazón de León, se convierten por una noche —la del pasado 25 de noviembre— en un escenario de ensueño. En su interior habita un cielo refulgente de bombillas, banderolas y guirnaldas, mesas, sillas y sofás. Un inmenso salón de casa dispuesto para la ocasión. Al fondo, a la izquierda, una barra de la que no paran de salir botellines de cerveza a bordo de centelleantes bandejas de aluminio. La megafonía desliza canciones de relleno, haciendo tiempo en lo que toman asiento los pocos más de 200 privilegiados que abarrotan el Espacio Vías. Un público de récord, capaz de agotar entradas en sólo seis minutos. Los más rápidos de todos los conciertos que conforman el ciclo Cómplices de Mahou. Los protagonistas: Zahara e IZAL. La cerveza aliviaba la espera, hasta la irrupción en escena de David Amor, maestro de ceremonias de una noche que dejó de ser gélida a golpe de palmas y estribillos imposibles («Que te den por el bull»), pero sobre todo de música. Porque la verdadera artífice de ese cambio climático fue Zahara. Apenas un par de canciones (La gracia, Leñador y La mujer América) le bastaron a la menuda cantautora ubetense para que todas las miradas se prendasen de ella. Sin más artificio que su magnética presencia, guitarra en ristre, Zahara se los ganó para su causa con la premonitoria El deshielo. Con el público haciendo coros y rivalizando con el reverb que rebotaba en la viguería de la nave, la «niña penas» se destapó para los descreídos con Olor a mandarinas, una de esas canciones «de follar» que no dudó en interpretar sin micro y moviéndose entre las mesas de la sala en medio de un respetuoso silencio. Un mutis que hizo añicos un atronar de aplausos que al término de cada canción se repetiría a lo largo de toda la noche. Pero no todo iban a ser risas: «Ya veréis cuando yo me ponga con mis canciones de bajona como se os pasa la alegría en seguida», había avisado Zahara al inicio de su actuación y tanto Int. noche como Camino a LA dieron buena cuenta de su lado más introspectivo. Antes de enfilar el tramo final de su actuación, la cantante no quiso abandonar el escenario sin agradecer el trabajo de todos quienes habían sido capaces de transformar el Espacio Vías en algo mágico («Christian, Hugo, Desi») para, a continuación, presentar a Mikel Izal, con quien interpretaría a dúo El frío.

Zahara e IZALEl primero de los ‘regalos’ que aguardaban a un público ya entregado, en una noche que no había hecho más que comenzar y se caldeaba por momentos. La presencia en escena del quinteto madrileño era el plato fuerte que esperaba la mayoría de los presentes. Murmullos de asombro y alabanzas al «vozarrón» de Zahara mientras los músicos tomaban posiciones antes de atacar un show «semiacústico» que no cedió un ápice de intensidad desde las primeras notas de Copacabana, el tema que con el que iniciaron su setlist. A partir de ahí se desató la locura y el público apenas pudo contenerse en sus localidades. Sin apenas respiro llegaron Agujeros de gusano, Palos de ciego y ¡Qué bien! Aunque sí hubo ocasión de que Mikel hiciera gala de su particular humor al recordar el paso de la formación por salas de la capital leonesa como Circus y OH! León. La emoción siguió subiendo enteros al atacar La mujer de verde y, sobre todo, Magia y efectos especiales. Con el público enfervorizado y los músicos disfrutando a apenas medio metro de las primeras filas llegó el momento de las confidencias. Esa complicidad a la que alude el nombre de este ciclo que ha recorrido el país a lo largo del mes de noviembre y que llevó al pamplonica a desvelar los títulos con los que Róber, el backliner del grupo, rebautiza a las canciones que componen el setlist. Todo ello para disfrute de propios y extraños y antes de enfilar Panrico Clásico (Pánico práctico) y dar las gracias a su técnico de sonido, Mike Behrendt, que hizo un trabajo impecable. Pero este no fue el final. Ni mucho menos.

Zahara e IZALTal como había avanzado al inicio de la noche el cómico David Amor, durante la velada habría ocasión de que el público pudiese conversar con los músicos. Un turno de preguntas que tuvo a Zahara como principal protagonista (llegó a interpretar una estrofa de Con las ganas) y en el que se abordó desde el papel de la mujer en la industria discográfica y la necesidad de romper el ‘techo de cristal’ a la importancia del estado anímico/sentimental de un compositor a la hora de hacer canciones. También hubo ocasión de lanzarle —infructuosamente— a Mikel la eterna pregunta: «¿Qué es el Extraño regalo al que se refiere la canción del mismo título?» e incluso de escuchar una historia —aunque no su final— de tres alumnas de Administración de Empresas que pese a quedarse sin entrada lograron acudir al concierto y que hubiera hecho las delicias de los Monty Python.

Zahara e IZALY llegó el momento en el que los destellos de los móviles rivalizaron con la iluminación del recinto. Cientos de pantallas enfocando al escenario que reunía a Zahara con el quinteto para interpretar primero Pequeña gran revolución y después, y como despedida, Lucha de gigantes, el clásico de Nacha Pop. Y si Mikel había confesado su nerviosismo antes de acometer el primer dueto de la noche, ahora le llegaba el turno a Zahara, quien no se las tenía todas consigo antes de interpretar el tema que Mikel escribió para su primera sobrina recién nacida. Unos nervios que pronto se desvanecieron para dar paso a unas deliciosas versiones repletas de matices. Arropados por un público que susurraba las canciones al tiempo que grababa la doble colaboración los músicos pusieron punto y final a una noche repleta de emociones.

Reportaje fotográfico en flickr a cargo de María Parra Serrano, aquí.

Setlist Zahara

La gracia.
Leñador y La mujer América.
El deshielo.
Olor a mandarinas.
Int. noche.
Camino a LA.
El frío (con Mikel Izal).

Setlist IZAL

Copacabana.
Agujeros de gusano.
Palos de ciego.
¡Qué bien!
La mujer de verde.
Magia y efectos especiales.
Pánico práctico.
Pequeña gran revolución (con Zahara).
Lucha de gigantes (con Zahara).

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s