Personal Shopper

Personal ShopperRara avis dentro del género del drama psicológico, la última película del irregular realizador francés Olivier Assayas, Personal Shopper, despierta odios y admiraciones a partes iguales. Porque todo el mérito de la película reside dos apuestas singulares a la par que arriesgadas. Un rocambolesco guion que cruza las líneas entre géneros —y con el que se corre el riesgo de no empatizar— y una actriz principal, Kristen Stewart, a la que Assayas convierte en fetiche. Rodada con una impecable fotografía (Yorick Le Saux) y un ritmo pausado, que acentúa el tono psicológico del relato, el realizador parisino se encomienda al talento de la actriz norteamericana para sostener su película. Un brillante ensayo sobre la pérdida y el sentimiento de culpa que comienza como una película de fantasmas, casa encantada incluida, para enmarañarse y rozar el thriller policiaco gracias a la caótica vida de su protagonista, Maureen Cartwright (Stewart). La soledad que nos procura vivir continuamente conectados a nuestros dispositivos móviles, la vanidad de las pasarelas frente a la invisibilidad de sus asistentes personales, la incomunicación, la ansiedad, las heridas abiertas, la necesidad de pasar página. Todo ello encuentra acomodo, en ocasiones de manera muy sutil, en un relato poliédrico construido de manera inteligentísima por el realizador y guionista galo, en el que su ciudad natal juega también un papel importante. Película reflexiva y mucho menos ambiciosa en su planteamiento de lo que cabría esperar una vez vista, Personal Shopper nos muestra quizá el primer gran papel de Kristen Stewart.

Personal ShopperUna actriz que parece empeñada en desprenderse de la etiqueta de ídolo adolescente o mero producto hollywoodiense y sin la que quizá esta película nunca hubiera llegado a hacerse. Su interpretación de Maureen Cartwright está repleta de matices y consigue mantener el tipo dentro de una historia que la fuerza a cambiar de registro en multitud de ocasiones e incluso explota su vertiente más sensual. A destacar la presencia en el reparto de Lars Eidinger y Nora von Waldstätten, con los que Assayas repite tras Viaje a Sils Maria, así como el sorprendente cameo del cantante y actor galo Benjamin Biolay.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s