El amor en tiempos del indie

Manos Plaza del TrigoEn tiempos del poliamor y las relaciones abiertas quizá resulte complicado de entender lo de la fidelidad a los festivales de música. Máxime si estiramos el chicle de los amores estivales y las eternamente fugaces noches de química incendiaria. Pero, ¿y si ese amor perdura? Y si hablamos de algo más allá del flechazo. ¿Qué sucede cuando volvéis a quedar y además de devoraros al primer contacto decidís salir de tranquis? Cena y cine, pasear a media tarde, quedar con tus amigos y los suyos; veros algún día entre semana, luego cada día, todas las semanas… Y así 20 años. Tal vez desde este prisma sentimental sea la única forma de comprender toda la polémica que se ha levantado con la última edición del festival Sonorama Ribera, que —casualmente 😀 — también celebraba su vigésimo aniversario. Porque cuando la relación se consolida, cuando ya vais en serio, a nadie le gusta compartir su amor de verano con unos recién llegados. Por mucho que estos sean unos fiesteros muy divertidos que se pasan todo el día en bañador y chancletas mojándote con sus sofisticadas pistolas de agua con mira telescópica y ráfagas de 200 gotas por segundo. No. Aunque, por otro lado, tampoco te sientes del todo cómodo cuando él/ella decide enlazar uno tras otro de sus grupos favoritos como banda sonora de vuestro viaje en coche. Para algo se hicieron las listas de reproducción, ¿no?. Mola más alternar tus grupos con los suyos. Así el viaje se hace más llevadero.

Resulta, pues, que cuando hablamos de relaciones largas y más allá de la lluvia de confeti esto de la convivencia se complica. Cada uno se siente legitimado para decirle al otro cómo tiene que hacer las cosas. O no hacerlas. Surgen roces, desencuentros… Todo forma parte del cortejo y contribuye a cebar la ansiada reconciliación: ya sea impregnada de espíritu olímpico o tratando de evitar que zarpe el amor que os profesáis mutuamente. Qué más da.

Dentro del toma y daca constante también hay lugar para las sorpresas. Aunque no siempre estas resultan del agrado de ambas partes. Uno —o ambos— tiene la sensación de que la relación se tambalea cuando cree que está poniendo más de su parte que el otro. En ese momento es cuando se empiezan a sentar los cimientos de la ruptura. Comienzas a buscar fuera de tu relación eso que echas de menos. Lo que recuerdas que te hacía feliz, porque ansías recuperar esa exclusividad que tanto te ponía. Eso sí, sin pasarse ni caer en relaciones tóxicas. Porque también puede darse el caso de que el distanciamiento responda a la necesidad de escapar de la asfixia constante y optar por disfrutar de aquello que te hacía tan feliz, pero ahora lejos de agobios y apreturas.

Lleváis tantos años juntos. Habéis pasado por tal cantidad de cosas, que ahora resulta complicado establecer el momento preciso en el que todo empezó a desmoronarse. Si cuando os regodeabais en lo felices que fuisteis y descuidasteis vuestro día a día o al permitir esos ¿inocentes? coqueteos con desconocidos a altas horas de la madrugada. Al final, todo acaba por hacer mella y ahora resulta que tenéis un arsenal de reproches que echaros en cara. Al «Nunca has sabido valorarme», le sigue un «Tienes justo lo que te mereces» y ya no hay marcha atrás. Quienes antes os miraban con una mezcla de envidia y admiración ahora se frotan las manos intuyendo que se os acabó el amor… De tanto usarlo. Nadie sabe qué os deparará al final. Quizá estemos ante una simple tormenta de verano y tras el chaparrón ambas partes recapacitéis y decidáis daros otra oportunidad. Pero no es descartable que cada uno de vosotros decida seguir su camino y no volváis a encontraros. O sí. ¿Quién sabe? Tal vez, en algún otro verano, vuelva a sonar aquella canción con la que os enamorasteis volváis a miraros a los ojos y os lo perdonéis todo. Aunque ambos sepáis que ya nada volverá a ser como antes.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s