Wind River

Wind RiverÁrida y descarnada como el territorio que la inspira, Wind River es el magistral cierre de la trilogía fronteriza que el guionista Taylor Sheridan inició con Sicario (2015). La historia con la que Sheridan se ha decidido a regresar tras las cámaras —seis años después de debutar en Vile— recoge varios elementos presentes en sus predecesoras, aunque por su carácter introspectivo emparenta más con Comanchería. Es, precisamente, en su deliberado tono menor donde Wind River alcanza la excelencia. Ya desde su lírico prólogo, pero sobre todo por la economía a la hora de presentar y definir a sus protagonistas. Sheridan demuestra que le bastan un par de planos (magnífica en su planificación) y apenas unas líneas de guion para presentarnos a Cory Lambert (Jeremy Renner) y Jane Banner (Elizabeth Olsen), la pareja protagonista. Soberbios ambos en sus papeles, otro de los grandes aciertos de la cinta radica en su reparto, dentro del que destaca —una vez más— Gil Birmingham; el Alberto Parker de Comanchería. Sheridan no sólo se destapa como un inteligente director de actores, sino que también sorprende por la madurez de su propuesta. Thriller reflexivo que arrastra al espectador hasta hacerle partícipe del juego detectivesco que deviene en un glorioso flashback capaz de justificar por sí solo el precio de la entrada. El clímax final contrasta con el emotivo epílogo, ya una marca personal dentro del cine de Sheridan, encargado de reconducir la historia por las huellas de su sendero primigenio. Un doloroso retrato sobre la pérdida dentro de una comunidad arrinconada en mitad de la nada, pero también una reivindicación de la mujer diametralmente opuesta a los recientes estereotipos que imperan en el cine comercial y que, lamentablemente, parecen haber querido convertir el feminismo en una rentable moda ¿pasajera?

Por contra, Sheridan apuesta de manera decidida en Wind River por personajes femeninos que se resisten a ser meras comparsas del héroe al uso en este tipo de relatos. A ello contribuyen sobremanera las magníficas interpretaciones de Renner y Olsen. No menos apreciables son tanto la fotografía de Ben Richardson como la banda sonora que firman de manera conjunta Nick Cave y Warren Ellis. Una de las mejores películas de 2017 por méritos propios, que inexplicablemente aún no cuenta con fecha de estreno en España más allá de su presentación en el Festival de Sitges.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.