Mandy

Mandy

MandyLisérgico y endemoniado cómic de carne y hueso, Mandy es el segundo largometraje de Panos Cosmatos, hijísimo de uno de los realizadores de culto de los 80: George Pan Cosmatos (Rambo, Cobra). Muy al estilo de aquella serie B de furiosa venganza de finales del siglo pasado, Mandy supone además la ‘resurrección’ fílmica del incansable Nicolas Cage. Por fin una película digna de su denostado prestigio en la última década. Cinta que, sin embargo, quizá no sea del agrado del gran público. Hiperviolenta, oscura, demoníaca. Repleta de potentes imágenes y con una desarmante banda sonora (obra póstuma del islandés Jóhann Jóhannsson), la historia flaquea por todos lados en lo argumental debido a su simpleza y previsibilidad. Y qué más da. Cosmatos da al espectador lo que quiere, eso sí quizá media hora más tarde de lo que el ritmo del filme requeriría.

Al límite de los 120 minutos que bien podrían haberse aliviado en 90, con un segundo acto demasiado imbuido en la atmósfera opiácea que centellea del rojo al púrpura; de las pupilas de los acólitos de una satánica secta a los delirantes ojos de Red (Cage), el tercio final se descubre como ese fuego de la venganza que arrasa con todo. Gore salpicando por doquier, tigres estampados en camisetas que una vez liberados adquieren forma corpórea y unos personajes que por momentos parecen la representación carnal de los demonios que poblaban aquellas historietas que a finales de los años 70 Richard Corben publicaba en la revista Heavy Metal. Porque pese a estar ambientada en 1983, Mandy posee un preocupante tufillo actual. Toda aquella ultraviolencia fílmica que amparaba los blockbusters de Norris, Stallone y Schwarzenegger es ahora poesía visual de la mano de Cosmatos. La sublimación del nihilismo moral imperante en la norteamérica trumpista con un (anti)héroe desquiciado que (siempre) mata por los motivos correctos. El amor como sobrenatural arma invencible forjada ante nuestros propios ojos, para deleite de buscadores de placeres culpables (en lo cinematográfico).

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.