¿Estamos solos? (I Think We’re Alone Now)

I Think We’re Alone NowMedio siglo (se dice pronto) después del estreno de la seminal La noche de los muertos vivientes, de George A. Romero el cine de terror trata de reinventarse cada día. Aunque no siempre lo consigue. La aclamada directora de fotografía Reed Morano, una habitual de Sundance, dio el salto a la realización con las series televisivas Billions y El cuento de la criada; y ahora nos trae la apocalíptica, y en no pocos aspectos también zombie,  ¿Estamos solos? —incomprensible destrozo del original, I Think We’re Alone Now—. Apoyada en una deliciosa fotografía capaz de definir ambientes y estados de ánimo con una precisión quirúrgica, Morano se olvida de contar con pulso una historia muchas veces ya vista. Una suerte de día de los muertos vivientes, una fábula postapocalíptica en la que seguimos las peripecias de un improbable superviviente —Del (Peter Dinklage)— en una localidad costera norteamericana. Marcada por un ritmo deliberadamente tedioso en su primera media hora, la cinta sugiere no pocas reflexiones acerca de la deriva que está tomando nuestra existencia en la última década. Algo que se refleja a la perfección a lo largo de las tres temporadas de la mesiánica The Leftovers, aquí adquiere unos tintes psicológicos algo desconcertantes, pero que no terminan de concretarse en lo narrativo.

Toda la fuerza visual del filme, desde la explosiva revelación nocturna que remueve los cimientos de la solitaria vida de Del al viaje sin retorno final, queda huérfana de contenido por culpa de un muy flojo guion. Morano sabe colocar la cámara y planificar secuencias, pero esos episódicos hitos apenas sirven para rozar el aprobado en un metraje decididamente largo —y eso que hablamos de apenas 90 minutos de película— y por momentos de estética muy videoclipera. Ni siquiera el aceptable trabajo actoral (con una Elle Fanning cada vez más inquieta y alejada de lo comercial) es capaz de salvar del naufragio a una cinta que prometía mucho más en su arranque y a la que su epílogo californiano es incapaz de redimir por completo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.