Searching for Ingmar Bergman

Searching for Ingmar Bergman

Searching for Ingmar BergmanLa realizadora alemana Margarethe von Trotta rinde homenaje al director sueco en el centenario de su nacimiento a través de este documental en el que nos muestra a Bergman como su mentor e inspiración última para situarse tras las cámaras. Colocándose, paradójicamente, ella misma en el centro del filme, algo que quizá pueda incomodar a algunos espectadores, Von Trotta recurre a los testimonios de colaboradores cercanos y otros cineastas para ponderar la figura de Bergman y confirmar que su influencia sigue muy vigente hoy en día. Esto es especialmente significativo en el caso de la francesa Mia Hansen-Løve, una especie de reflejo actualizado de Von Trotta. Actriz reconvertida en directora, con una marcada relación sentimental con el director que la descubrió (Olivier Assayas, también presente) y, tal como se nos muestra aquí, una digna heredera del estilo que caracterizó la obra del genio sueco. No en vano, Hansen-Løve se encuentra en la actualidad inmersa en un nuevo proyecto, que lleva por título Bergman Island.

Aunque los seguidores acérrimos de Bergman empatizarán mucho más con los testimonios de sus colaboradores más cercanos como Liv Ullmann, su hijo Daniel o con nombres consagrados como los del guionista Jean-Claude Carrière o uno de nuestros referentes patrios: Carlos Saura; por nombrar algunos ejemplos de esa ‘vieja escuela’ a la que se alude como fuente de inspiración del cine actual. Se echa en falta, en cambio, un mayor rigor y profundidad a la hora de abordar la personalidad del cineasta, aunque sí se alude a su decidida apuesta por las mujeres en su filmografía. Una reflexión, la de Von Trotta, de marcada actualidad, máxime viniendo de una de las principales referentes del feminismo germano ya desde sus inicios como actriz, a mediados de los 60.

Searching for Ingmar BergmanEn el apartado negativo, quizá resulta excesivo el empeño de Von Trotta por explicar al espectador determinadas secuencias escogidas, que se entremezclan con grabaciones privadas restauradas para la ocasión. El resultado final es algo hueco y deslavazado al no encontrarse el equilibrio necesario entre lo que la realizadora aporta y los testimonios que en ocasiones sólo pretender justificar la presunta huella bergmaniana en el cine actual —más allá del gran ausente en el documental, Woody Allen—. Particularmente excesiva resulta su decisión de elegir una afirmación del sueco: «Hay muchas mujeres en mí» para investirse de una autoridad de la que tal vez carezca; aunque esto último habrá que preguntárselo a los eruditos de Bergman. Más gratificante resulta redescubrir todo un siglo de cine a través del prisma del sueco, cuya sombra termina por ensombrecer el resultado final y alargar todavía más su influencia.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.