Fabián, el tiempo está de su lado

Fabián y La banda del norte

Fabián - El rumor de los tiemposYa lo dijo Rustin Cohle, el nihilista detective encarnado por Matthew McConaughey en la primera temporada de True Detective en uno de sus soliloquios: el tiempo es un círculo plano. Todo lo que hemos hecho y todo lo que haremos, lo repetiremos una y otra vez. Esta vuelta de tuerca al eterno retorno y la predestinación que apesta a humo y cerveza adquiere ahora un nuevo sentido tras la publicación del sexto álbum de estudio de Fabián Díez Cuesta junto a La banda del norte. Fabián ha vuelto, cuatro años después de su anterior trabajo  ‘La fe remota’, con ‘El rumor de los tiempos’. Un disco que supone la consagración del cantautor leonés como la voz más personal y desprejuiciada de su generación. Capaz de coquetear con la americana, el folk, el rock clásico y, ahora, los ritmos brasileiros sin que sus composiciones se resientan. Más bien al contrario, Fabián expande su microuniverso a través de una decena de canciones intimistas que abordan su relación con el mundo que le rodea, sus miedos, sus tristezas, su ansiedad y su alegría. Todo ello con el inexorable paso del tiempo como telón de fondo y con esa calidez propia de quien vive aterido por el frío desdén que exudan las empedradas calles de las capitales de provincia norteñas. Así se forja un carácter. Grabado y mezclado en los leoninos Estudios Tripolares en compañía de Juan Marigorta y Pepe López, quienes junto a Alfredo González y David Nieto conforman La banda del norte, el disco se presenta a principios de abril en Madrid y León. Unas primeras fechas a las que se irán sumando otras a lo largo del año.

Fabián: «He aprendido a enfrentarme a todo con calma»

La electricidad conecta todos los pasajes del álbum, pero hay una notable sensación de melancolía, por no decir tristeza, en las letras. ¿Ha sido más catártico o terapéutico este ‘El rumor de los tiempos’, sexto disco de Fabián y La banda del norte?

Siempre lo son para mí. Esa idea tan popular de que los cantautores nos ahorramos el psicólogo haciendo discos, tiene bastante de verdad. Las canciones son terapéuticas. Lo digo como compositor y como melómano.

El sonido de la banda ahora nos llega mucho más compacto y aderezado con nuevas propuestas, como el mellotron que suena en El rey pescador y Satélite. ¿Qué sonidos teníais en la cabeza Juan Marigorta y tú cuando empezasteis a pensar la producción?

Cuando nos enfrentamos al reto de registrar las canciones en el estudio, incluso antes, cuando maquetamos, procuramos dejarnos llevar por la intuición y empezamos a proponer y probar cosas. Tanto Juan como Pepe [López], como yo mismo, intentamos no recargar demasiado las grabaciones, optamos por sonidos orgánicos y arreglos que se sumen a la propia idea de la canción en la que estemos trabajando. Siempre es la canción la que manda.

Ese aire de crooner norteño al cantar (Venlafaxina, Igual contigo), ¿ha sido algo buscado o a lo que te llevaron las canciones?

Ambas cosas, yo creo. Después de escribirlas, lo veía muy claro. Incluso cuando las estaba haciendo, sentía que esa era la manera de cantarlas. Quiero decir que una cosa lleva a la otra, inevitablemente.

En Los ídolos muestra tu particular visión del ‘Kill your idols’ que tantas camisetas vendió hace 30 años. ¿Qué supone para un músico de provincias ser precisamente eso: un músico de provincias?

Tiene cosas buenas, y otras, no voy a decir malas, pero sí condicionantes a la hora de desarrollar una carrera. Yo soy una persona que disfruta de la soledad y considero que la perspectiva que te da el vivir un poquito alejado del foco, es algo impagable. Por otro lado, ocurre precisamente eso: que vives alejado del foco. Creo que en ambos lados sacrificas cosas.

En este disco parece que pulula por los diez cortes una necesidad de asir el tiempo. Tú, tan dado a incluir pájaros en tus canciones eliges en un momento dado (Cachorro) un colibrí, un ave que vive unos seis años y cuyo corazón late alrededor de 1.200 veces por minuto. ¿Hasta qué punto ese tempus fugit ha marcado el proceso de creación del disco?

El paso del tiempo es algo que siempre me ha interesado y emocionado. Las cosas que permanecen y las que se van, lo que fuimos, lo que somos, lo que seremos. Supongo que la visión a ese respecto va cambiando con los años, y a medida que me hago mayor empiezo a ser más consciente de lo rápido que pasa todo.

¿Has pasado de pelearte a hacer las paces, o conformarte, con el paso del tiempo?

La experiencia es un grado, y si bien es cierto que ahora me tomo las cosas de otra manera, no diría que he aprendido a conformarme, pero sí a enfrentarme a todo con calma.

Fabián - El rumor de los tiempos

Desde tus inicios posees una inusual habilidad para generar atmósferas cinematográficas asociadas a tus canciones. Es imposible cerrar los ojos al escucharte y no transportarse a los lugares que evocan tus letras. Algo que conservas en éste, pero que a diferencia de los anteriores está plagado de alcohol, lunas vigilantes y noches en vela por las frías calles de León. ¿’El rumor de los tiempos’ se ha escrito a golpe de resaca?

No te creas, o por lo menos, no más que el resto de los discos. Ya sabes que en León lo de salir a tomar un vinín es una religión, así que de vez en cuando me enredo y en vez de uno me tomo dos o tres. Si la cosa acaba en Jim Beam, ya son palabras mayores, pero no es lo habitual.

Siguiendo con esto, ¿qué factores influyeron para que acostumbrados a ver publicado un nuevo disco de Fabián cada dos años ahora hayamos tenido que esperar el doble, cuatro?

Después de publicar ‘La Fe [remota]‘, hice una buena gira de presentación, y al terminarla reedité mi primer disco, que llevaba mucho tiempo agotado, así que comencé otra pequeña gira para presentar la reedición. Después de eso, me puse a producir junto a Juan Marigorta el primer disco de Oscar Llorente y el sexto de Manuel Cuesta. Terminado todo ese trabajo, me puse con ‘El rumor de los tiempos’.

¿Después de esta primera tanda de conciertos presentación del disco, cuáles son tus planes de cara a girar en 2019?

Los festivales de verano nunca se han interesado por nuestra propuesta, y sinceramente, a mí tampoco me interesan demasiado, al menos tal y como funcionan aquí.

Lo más probable es que sigamos cerrando conciertos como hasta ahora, de cara ya al otoño.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.