Obvious Child

★★★★★

Hay películas, series y libros a los que, de vez en cuando, vuelvo. Me proporcionan calma y una gran satisfacción, me templan el corazón, como tomar una bebida caliente un día de mucho frío o meterme a la cama recién duchada y con sábanas limpias. Con la película Obvious Child (2014) me ocurre esto y más. La historia parte de una premisa sencilla: Donna (Jenny Slate), comediante de veintitantos en Nueva York, recién despedida y abandonada por su novio, se queda embarazada de un lío de una noche, Max (Jake Lacy).  Pero no es una comedia romántica al uso, sino una historia de mujeres, hecha por y para mujeres, con momentos muy divertidos, naturales y cotidianos; y otros más crudos, duros y realistas. Obvious Child logra jugar con el límite entre el humor negro y el drama y, de esta manera (con escenas de troncharte de risa, de llorar, de identificarte con Donna), pone sobre la mesa un tema del que aún hoy apenas se habla en películas (o no, al menos, así): el aborto.

En esta línea, la directora de la cinta, Gillian Robespierre, comentó en una entrevista que, por lo general, el tratamiento de estas historias (chica y chico desconocidos se acuestan una noche y ella se queda embarazada) siempre es el mismo y todas acaban igual: la pareja decide seguir adelante con el embarazo.  «Hicimos Obvious Child en respuesta a un montón de comedias románticas que trataban sobre embarazos no planeados y terminaban en parto», explicaba Robespierre. «Me gustó mucho Knocked Up, y me gustaron Juno y Waitress. Pero son la razón por la que hicimos esta película como reacción. Disfruté viéndolas, pero no me parecieron verdaderas».

Porque hay otra realidad: la de quienes deciden interrumpir el embarazo. La de las mujeres que abortan. Y cuánto cuesta todavía hablar de aborto. Rara vez se muestra en nuestra cultura, «especialmente en las películas; nunca dejan que la mujer tome la otra decisión, ni siquiera que diga la palabra ‘aborto’», remataba la directora. Y, en este sentido, no solo conocemos la visión de Donna, sino también la de su mejor amiga, Nellie (Gaby Hoffmann), o la de su madre (Polly Draper), quienes también abortaron en distintas épocas, situaciones y experiencias vitales. Además, somos testigos de historias de amistad y familia, siempre desde un punto de vista muy cercano y honesto.

Jenny Slate, a la que conocí en Parks & Recreation, está fantástica, graciosa, natural. Las lágrimas que le caen mientras la sedan son tan reales que duelen (acuérdate de mí en esta secuencia). Y es que sus expresiones lo dicen todo sin necesidad de abrir la boca. Se luce con sus monólogos en el pequeño local de comedia neoyorquino en el que trabaja Donna, pero también ante sus otros compañeros de reparto. Llena la pantalla y se zampa todas las escenas. Y Jake Lacy, aquel becario que aparece en la última temporada de The Office (qué dos grandes series acabo de nombrar), enamora. Consigue darle una vuelta de tuerca al típico personaje de buen chico, hacerle real y creerte, por un momento, que podría ser tu amigo.

A destacar, las escenas de ellos dos bailando al ritmo de la canción The Obvious Child, de Paul Simon; Max calentando la mantequilla de Donna con las manos (en pantalla queda más romántico de lo que suena, de verdad); sus ingeniosas pullitas en cada conversación, el tira y afloja, o esa pregunta de él, al notar el dolor de Donna: «¿Quieres ver una película?», y la respuesta de ella: «Siempre».

Puntuación: 5 de 5.

Publicado por Cintia Fernández Ruiz

Leo, escribo, corrijo. Y vuelta a empezar.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: