Free Guy

Free Guy
Free Guy
★★★☆☆

Resulta cuanto menos irónico que se promocione el estreno de Free Guy como el de la primera superproducción de Disney realizada en los últimos años a partir de un argumento original. Porque si hay algo evidente ya desde el propio trailer promocional del filme es que estamos ante un refrito de muchas ideas previas, sintetizadas y simplificadas para que sean fácilmente digeridas por el público adolescente con un cierto halo de nostalgia, que pretende enganchar a los espectadores adultos. ¿Funciona? Sí, pero el regusto final es el de estar ante una cinta que es carne de secuela —más ironía, si cabe— y que desaprovecha todas las buenas ideas que fagocita. Pero vayamos por partes.

Mezclar el mundo de los videojuegos con la inteligencia artificial, el libre albedrío, la denuncia social, el empderamiento femenino, la crítica al capitalismo y la defensa de los valores tradicionales es una empresa arriesgada. Pero hacerlo para tratar de agradar al mayor número posible de potenciales espectadores es una decepción. Por eso mismo este desigual cruce entre El show de Truman, Ready Player One, ¡Están vivos!, Matrix y Al filo del mañana termina quedándose en una parodia gamer con algún chiste ingenioso y multitud de referencias a la saga GTA o el más reciente Fortnite. Y que conste que el mayor lastre de la película no está en sus continuas referencias visuales y argumentales a lo ya citado (lo cual le resta cualquier atisbo de pretendida originalidad), sino en lo infantil y previsible de su argumento. Porque si estamos de acuerdo en que reunir múltiples homenajes fílmicos e integrarlos en la historia del ‘despertar’ de un personaje de viodejuego puede resultar divertido, lo que ya no lo es tanto es repetir el eterno cliché argumental de cientos de películas similares. Aquí es donde patina estrepitosamente esta entretenida película en la que Ryan Reynolds (Guy) vuelve a hacer de sí mismo —ahora con camisa azul—, al igual que Jodie Comer (Millie/Molotovgirl) —un cruce entre la psicópata Villeneuve, Lara Croft y Cameron Diaz— y Taika Waititi (Antwan) sobreactúa hasta el infinito y más allá. El resto de los personajes secundarios sólo sirven de relleno, excepto Joe Keery (Keys), dentro del esquemático guion salpicado de referencias cruzadas, algún que otro ingenioso cameo —sobre todo, Revenjamin Buttons— y edulcorada nostalgia. Bien es cierto que la plana realización de Shawn Levy tampoco contribuye a elevar el tono de un filme que en otras manos quizá hubiera resultado visualmente más atractivo. Aunque, claro, esto quizá hubiera jugado en contra del omnipresente protagonista masculino (y productor).

Título eminentemente veraniego, que malgasta todas sus atractivas premisas, al tiempo que evita tomarse a sí mismo demasiado en serio en lo argumental. Una lástima, ya que un poquito de autoconciencia reflexiva no le habría venido mal para que todas esas legiones de adolescentes enganchados a los juegos online se cuestionaran su conducta en lugar de seguir entregándose al disfrute despreocupado e indolente.

Puntuación: 3 de 5.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: