Red Rocket

Red Rocket
Red Rocket
★★★★☆

El cineasta norteamericano Sean Baker se ha convertido durante la última década en la voz de los desfavorecidos. Sus películas exploran las vertientes menos glamurosas del ‘sueño americano’, centrándose en personajes marginales, apostando por un feísmo que incide en esos márgenes poco transitados por el cine convencional. Una arriesgada estética que tiende a engrandecer apoyándose en el trabajo de vibrantes directores de fotografía. La cinta que mejor sintetiza la hondura de sus temáticas, abordadas siempre desde una perspectiva humanista, y en la que más brilla su particular mezcla de humor y denuncia social es la reciente Red Rocket. También es la que cuenta con mejores interpretaciones y un guion más redondo, en el que se mezclan asuntos como la explotación sexual, la cosificación femenina, la crisis de la mediana edad, el populismo trumpista, el desempleo, la pobreza estructural y cómo el consumo de porno desde edades tempranas ha condicionado los comportamientos sexo-afectivos de una generación tras otra (no solo en EEUU) durante los últimos cincuenta años.

El protagonista absoluto de la película es Mikey Saber (Simon Rex), un decadente actor porno que se ve obligado a regresar a su Galveston natal tras fracasar su aventura hollywoodiense. El golpe, no solo figurado, de realidad que trastoca sus planes es el punto de partida del filme por el que desfila una nutrida galería de perdedores que ejercen de recordatorio constante para nuestro protagonista. La cámara de Baker acompaña a Saber en este descenso figurado a sus infiernos al tiempo que nos muestra la lacra que el capitalismo ha supuesto para los estratos más bajos de la sociedad norteamericana. Es en este caldo de cultivo del Make America Great Again donde Mikey tendrá que tratar de reinventarse, haciendo gala de sus dotes como manipulador emocional y su carácter narcisista. Metáfora andante del macho alfa trasnochado, primero con su familia política y después con todas y cada una de las personas de su entorno de las que podrá beneficiarse: Lexi, Lil, Lonnie y Rylee. La interpretación que realiza Simon Rex en esta película es admirable, logrando aportar infinidad de matices a un personaje deleznable, pero magnético. El resto del reparto, especialmente los personajes femeninos, raya asimismo a gran altura.

La habilidad de Baker y su guionista habitual Chris Bergoch de adaptar situaciones cotidianas dentro de la trama del filme e incluso intercalar sucesos reales en una suerte de metalenguaje que plantea constantes guiños con el espectador dotan a la historia de un aire casi documental. Asimismo, es mérito de ambos insuflar una atmósfera cercana al realismo mágico a las distintas fases por las que atraviesa la relación entre Mikey y Strawberry (Suzanna Son), sin desatender en ningún momento la denuncia hacia la trata de mujeres y la explotación sexual que lleva a cabo la industria del porno. El magnífico trabajo del director de fotografía tejano Drew Daniels (Waves, Euphoria, It Comes At Night) consigue embellecer un relato devastador que se aborda por momentos desde un prisma de comedia de situación repleto de mala baba. Baker apunta alto con los paralelismos históricos e incluso adopta la estructura circular en la narración para certificar que en el perverso cuento de hadas que tiene a la dulce Strawberry como protagonista se repite una y otra vez en esta tierra de las oportunidades hambrienta de carne joven a la que devorar a dentelladas.

Puntuación: 4 de 5.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: