Superstore

★★★★★

Anoche terminé Superstore (2015-2021) por segunda vez y qué manera de llorar- Por segunda vez también. Pero, ojo, que Superstore no es un dramón, es una sitcom divertidísima y tan fácil de ver que es ideal para pasar un rato agradable, con un humor de esos que no hace daño a nadie y unos personajes diversos y que evolucionan. Nunca ocurre nada demasiado malo ni demasiado complicado. El safe place de las series. La premisa es sencilla: narra la vida de los empleados de unos grandes almacenes estadounidenses, Cloud 9, al estilo de Target y tiendas similares. Para mí es un seriote, aunque ha pasado algo desapercibida. Ahora, gracias a su inclusión en Netflix, empieza a ganar cierta popularidad o, al menos, comienza a ser más conocida. Su creador es Justin Spitzer, que trabajó durante siete años en The Office (la versión estadounidense, protagonizada por Steve Carrell y, ya puestos a decir, mi serie favorita). Comparten muchas similitudes, como el tipo de humor, las tramas disparatadas o el gran número de personajes, entre otras. Superstore también podría ser para ti si te gustó Parks & Recreation, Brooklyn Nine-Nine y ese tipo de (maravillosas) comedias.

Superstore es de querer muchísimo y muy fuerte a todos los personajes, ¡y son un montón! Ni siquiera podría decir cuál es mi favorito, creo que TODOS, en algún momento, lo han sido. Jonah (Ben Feldman), Dina (Lauren Ash), Cheyenne (Nichole Sakura), Sandra (Kaliko Kauahi), Bo (​​Johnny Pemberton), Amy (America Ferrera), Glenn (Mark McKinney), Marcus (Jon Barinholtz), Mateo (Nico Santos), Garrett (Colton Dunn), Justine (Kelly Schumann)… y podría nombrar a bastantes más, porque todos y cada uno de ellos son fantásticos.

Fantásticos y extravagantes, entrañables, diferentes y, sobre todo, bien construidos. Los guionistas y los actores consiguen que cada uno de ellos sea único, con unas características marcadas que les diferencian bien, algo a destacar y aplaudir cuando son tantos. Además, el elenco es inclusivo y diverso, pero DE VERDAD: cuerpos no normativos, gente latina, hawaiana, filipina, personas con discapacidades físicas, LGTBI+…

Superstore es, sin duda, una comedia y su humor es de esos que te abraza, pero, a la vez, tiene su puntito de mala leche, porque también sabe tratar temas importantes y criticar la realidad estadounidense: el sistema sanitario, la inmigración, las condiciones de trabajo en ese país, etc. Habla de los trabajos mal pagados, de la necesidad de los sindicatos, de ese elitismo petulante de quien se siente superior por tener una educación universitaria, del racismo latente en la sociedad, de las grandes corporaciones.

La serie cuenta con seis temporadas, los capítulos son de veinte minutos y la puedes encontrar en Netflix (entera) y en Amazon Prime (temporadas 1-5). Terminó en 2021 y lo hizo con dignidad. En esa sexta y última temporada supieron aprovechar la actualidad y reflejar la ‘nueva normalidad’ pandémica de manera graciosa y, sobre todo, muy muy real (de verte reflejado, tal cual, en muchas de las escenas). El final, como decía, fue muy digno, bonito y esperanzador, en la tónica del resto de la serie.

Ojalá más Cloud 9. Me quedaría a vivir en esa tienda.

Puntuación: 5 de 5.

Publicado por Cintia Fernández

Leo, escribo, corrijo. Y vuelta a empezar.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: