El Robe que no cesa

Pasan los años y seguimos sin saber qué es lo que tiene el de Plasencia, pero ahí estamos casi 4.000 almas atrapadas por el fulgor de cuanto brota del escenario.

Robe – Bienvenidos al temporal

Como si de una congregación de adoradores de un profeta prohibido se tratase, centenares de personas se arremolinaban en torno al acceso a la Sala Sinfónica del Centro Cultural Miguel Delibes, de Valladolid. Pasaban las nueve de la noche y todo estaba dispuesto para su reencuentro con Robe Iniesta. Más de 30 personas —entre staff deSigue leyendo «Robe – Bienvenidos al temporal»