Tarde para la ira

A veces, la necesidad de contar algo es tan fuerte que no se puede reprimir. Que no bastan las palabras y hay que recurrir a todos los elementos que nos facilita el lenguaje. Todo tipo de lenguajes. Incluso la ausencia de estos. Así ocurre con Tarde para la ira, el debut tras la cámara del actorSigue leyendo “Tarde para la ira”